Como agencia creativa, nos enfrentamos diariamente al desafío de poder crear y recrear conceptos de logotipos que cumplan con las expectativas de nuestros clientes. Estas expectativas generalmente se basan en el deseo de obtener un logotipo 100% original y único. A primera vista, parecería que es un objetivo que no es tan fácil de lograr. Sin embargo, proponiendo un desarrollo de diseño que involucre al cliente, se logra la esperada originalidad, el trabajo previo conjunto: agencia más cliente.

Es toda una aventura ser creativo en un área donde parece que todo está inventado. Y donde los logos de las grandes compañías que dominan el mercado se parecen cada vez más. Sin embargo, hemos logrado superar lo que parecen ser obstáculos, pero para nosotros son incentivos.

En un proceso creativo, hacemos que nuestros clientes contribuyan con sus sugerencias e ideas para lograr un resultado final que no solo sea original sino que también esté hecho a medida según las preferencias de quienes utilizarán el logotipo como la identidad de su producto o servicio. Es la interacción del ejecutivo de cuenta junto con el cliente que logra resultados totalmente personalizados.

Detrás de un concepto final aprobado, hay todo un trabajo previo conjunto, un proceso creativo que implica profesionalismo, paciencia y tiempo. Y para desarrollarlo, es esencial que el ejecutivo de cuenta, el cliente y el equipo de diseño estén unidos de una manera sólida y comprometida.

Invitamos a todos a sentirse gratificados trabajando codo con codo con nuestros gerentes de cuenta y equipo de diseño. Es una experiencia fantástica ver la transformación de un concepto de logotipo hasta que se convierte en el logotipo que estaba buscando.