,

Nine Keys to Getting the Most for Your Marketing Money

1. Ask your questions

Begin your agency relationship by sharing your business goals — as concretely as possible — with your agency. If you don’t have an in-house marketing director, your agency can translate your goals into marketing strategies and tactics that will be the blueprint to achieving your objectives.

If this is your first time working with an agency, go over the contract fine print upfront. We try to do an Agency 101 with new clients to explain how we bill, how the project will flow, what the processes are. Don’t be shy when asking about advertising terms, some of which are right up there with Aramaic.

2. Throw back that curtain

Once you have committed to an agency relationship, treat the agency as a partner. We are not the printer repairman; we’re an extension of your marketing team. An agency can help create some remarkable shifts in your business, but not if you keep us at arm’s length. Throw back that curtain and share what’s worked in the past and what hasn’t. Give us access to your team. Let us listen in on your customer calls and evaluate all of your touch points — your reception area, proposals, receipts, signage, ads and Web experience. A good agency wants to be challenged and held accountable for results.

3. Do your homework

Our vice president and brand strategist Suzanne said last week that market research is the new black for small businesses. Yup. We are seeing many more small- to midsize clients letting us conduct market research than two or three years ago. They have fewer dollars to spend on advertising, and they want to get the strategy and message right the first time out of the gate. Keep in mind that there are more cost-effective ways to do market research these days: Twitter monitoring, online surveys, etc.

4. Buy fresh

As an advertising acolyte, I attended a creative conference in San Francisco in the ’80s when the advertising iconoclast Ted Chin spoke. He outlined to a rapt audience his “quotations from Chairman Chin.” The one that burned in my brain was, “Sameness is Lameness.” Let your agency know you’re open to big thinking. Paying an agency to execute preconceived notions is not a good use of your money.


5. Think big

Big ideas make people nervous. That’s how you know you’re on to something.

How can you tell the difference between a big idea and a big bust? First, check the idea against your strategy: Will it deliver your target audience? Will it achieve your communication goals? Is it true to your brand? Will it create an emotional bond between your company and your target audience? Bolster yourself with the reminder that marketing the same way you always have will get you the same results. Imagine that room full of insurance executives when someone first pitched the idea of a duck’s being the central advertising component for Aflac.

6. Talk to your agency

One of the strangest client relationships we’ve had — or tried to have — was with an entrepreneur who had an educational program. Like the Great and Powerful Oz, he hid from us. Over the course of working with the company for one and a half years, we never actually met him. We would meet in the company’s boardroom to share creative concepts with his staff. The staff would disappear into another room for a few minutes and return with his feedback. We need access to the person who will make the decision, and we need concrete feedback: “I don’t like it” doesn’t count.

7. Test strategy, not creative

Testing strategies makes sense. Testing creative solutions — with friends, friends of friends, kids, co-workers you stop in the hallway, focus groups, etc. — can lead to a watered-down final product. When you do seek outside opinions, be sure to share objectives, strategy, target audience and key messages. Otherwise, the feedback can be extremely subjective.

Two things to keep in mind: one, consumers tend not to be comfortable with something they’ve never seen before, which may be why the Jack in the Boxguy didn’t test well: “A guy with a giant round head? I don’t get it.” Now, Jack is a beloved advertising personality. And two, if you are not a member of your target audience, remember that you are not a member of the target audience. A 50-year-old man whose product targets 16-year-old girls may not get the Facebook campaign (or have a poster of Justin Bieber hanging over his bed). That doesn’t mean it’s a bad campaign.

8. Don’t skimp on production

The quality of your advertising initiatives, events, Web site, collateral materials, business cards says volumes. If you look polished and professional, it says you must be successful and really good at what you do. Set a budget and then let your agency recommend where to invest those production dollars. We recently photographed pets for Austin Humane Society TV spots. We hired a few pets with acting résumés (and wranglers) and then friends and family filled in with rookies. During this shoot, the pro cats sat, licked, looked up, fluffed their own whiskers. The production went swimmingly. The rookie cats raced away, terrified. We spent 30 minutes trying to get one to calm down. And on the set, time is money.

9. Take time to play together

Feeling a little constricted at work? Ditch the Dockers, put on a graphic T-shirt, sling a Chrome messenger bag over your shoulder and go hang out with your agency. Ad people are fun. They love an audience to laugh at their jokes. Visit for an hour, share feedback, talk about work stuff. Or not. You’ll leave feeling lighter — and glad you usually sit at the adult table.

Source: The New York Times

,

9 tips para ganar la mayoría del dinero del marketing

1. Haga sus preguntas

Comience su relación de dependencia mediante el intercambio de sus objetivos de negocio – la manera más concreta posible – con su agencia. Si usted no tiene un director de marketing en la empresa, su agencia puede traducir sus objetivos en las estrategias y tácticas de marketing que será el plan para el logro de sus objetivos.

Si esta es la primera vez que trabaja con una agencia, repasar el contrato por adelantado letra pequeña. Tratamos de hacer una Agencia 101 con nuevos clientes para explicar cómo se realiza la facturación, cómo fluirá el proyecto, lo que los procesos son. No sea tímido al preguntar por términos de publicidad, algunas de las cuales están a la altura de arameo.

2. Tire hacia atrás de la cortina

Una vez que se han comprometido a una relación de agencia, el tratamiento de la agencia como un socio. Nosotros no somos el reparador de la impresora; somos una extensión de su equipo de marketing. Una agencia puede ayudar a crear algunos cambios notables en su negocio, pero no si nos mantenga en condiciones de mercado. Tire hacia atrás de la cortina y compartir lo que ha funcionado en el pasado y lo que no. darnos acceso a su equipo. Vamos a escuchar sus llamadas de los clientes y evaluamos todos sus puntos de contacto – su área de recepción, propuestas, recibos, señalización, anuncios y experiencia en la Web. Una buena agencia quiere ser desafiado y rendir cuentas de los resultados.

3. Haga su tarea

Nuestro vicepresidente y estratega de marca Suzanne dijeron la semana pasada que la investigación de mercado es el nuevo negro para las pequeñas empresas. Sip. Estamos viendo muchos más pequeñas y medianas empresas clientes permitirnos realizar estudios de mercado que hace dos o tres años. Tienen menos dólares para gastar en publicidad, y que quieren conseguir la estrategia y el mensaje correctamente la primera vez fuera de la puerta. Tenga en cuenta que hay más formas rentables para hacer estudios de mercado en estos días: el seguimiento de Twitter, encuestas en línea, etc.

4. Comprar fresca

Como acólito publicidad, asistí a una conferencia creativa en San Francisco en los años 80 cuando el iconoclasta de publicidad Ted Chin habló. Describió a un público absorto sus “Citas del Presidente Chin.” El que quema en mi cerebro era, “Igualdad es cojera.” Deje que su agencia sabe que estás abierto a pensar en grande. Pagar una agencia para ejecutar las nociones preconcebidas no es un buen uso de su dinero.

5. Piense en grande

Las grandes ideas que la gente nerviosa. Así es como se sabe que está en lo cierto.

¿Cómo se puede decir la diferencia entre una gran idea y un busto grande? En primer lugar, comprobar la idea en contra de su estrategia: ¿Cumplirá su público objetivo? Va a lograr sus objetivos de comunicación? ¿Es cierto que su marca? Va a crear un vínculo emocional entre su empresa y su público objetivo? Impulsar a sí mismo con el recordatorio de que la comercialización de la misma manera que siempre tenga le conseguirá los mismos resultados. Imagínese que la habitación llena de ejecutivos de seguros cuando alguien lanzó por primera vez la idea de un pato de ser el componente central para la publicidad de Aflac.

6. Hable con su agencia

Una de las relaciones con los clientes más extraños que hemos tenido – o intentaron tener – fue con un empresario que tenía un programa educativo. Al igual que los grandes y poderosos Oz, se escondió de nosotros. En el transcurso de trabajar con la empresa durante un año y medio, que en realidad nunca lo conoció. Nos reuníamos en la sala de juntas de la compañía para compartir conceptos creativos con su personal. El personal podría desaparecer en otra habitación durante unos minutos y volver con su retroalimentación. Necesitamos acceso a la persona que va a tomar la decisión, y necesitamos información concreta: “No me gusta” no cuenta.

7. La estrategia de prueba, no creativa

Estrategias de pruebas tiene sentido. Prueba de soluciones creativas – con los amigos, amigos de amigos, hijos, compañeros de trabajo que se detienen en el pasillo, grupos focales, etc. – puede conducir a un producto final aguada. Cuando lo haga buscar las opiniones del exterior, asegúrese de compartir objetivos, la estrategia, público objetivo y los mensajes clave. De lo contrario, la respuesta puede ser muy subjetiva.

Dos cosas a tener en cuenta: uno, los consumidores tienden a no estar a gusto con algo que nunca han visto antes, lo que puede ser la razón por la jota en el Boxguy no probó así: “Un tipo con una cabeza redonda gigante? Yo no lo entiendo. “Ahora, Jack es una personalidad de publicidad amada. Y dos, si usted no es un miembro de su público objetivo, recuerde que usted no es un miembro de la audiencia objetivo. Un hombre de 50 años de edad, cuyo producto se dirige a 16 años de edad, las niñas no pueden obtener la campaña en Facebook (o tiene un cartel de Justin Bieber que cuelga sobre su cama). Eso no significa que sea una mala campaña.

8. No escatime en la producción

La calidad de sus iniciativas de publicidad, eventos, sitios web, materiales colaterales, tarjetas de visita dice mucho. Si nos fijamos pulido y profesional, se le dice que debe ser exitoso y muy bueno en lo que haces. Establecer un presupuesto y luego dejar que su agencia recomienda dónde invertir esos dólares de producción. Recientemente hemos fotografiado mascotas para anuncios de televisión de Austin de la Sociedad Protectora de Animales. Contratamos algunas mascotas con hojas de vida que actúan (y Wranglers) y luego amigos y familiares se rellenaron con los novatos. Durante este rodaje, los gatos pro sentaron, lamido, levantó la vista, esponjada sus propias barbas. La producción fue de maravillas. Los gatos de novato corrió despavorida. Pasamos 30 minutos tratando de conseguir uno que se calmara. Y en el set, el tiempo es dinero.

9. Tome tiempo para jugar juntos

Sintiéndose un poco constreñida en el trabajo? Pasa de los cargadores de muelle, se puso una camiseta del gráfico, con la honda una bolsa de mensajero del cromo por encima de su hombro y pasar el rato con su agencia. las personas de anuncios son divertidos. Aman a un público a reírse de sus chistes. Visita de una hora, compartir comentarios, hablar de cosas de trabajo. O no. Vas a dejar sentir más ligero – y contenta de que por lo general se sienta en la mesa de los adultos.
Source: The New York Times